Prevención de estafas comunes en la exportación | Exportcan
En Exportcan le ayudamos a crecer, posicionarse y consolidarse de forma coherente en nuevos mercados por medio de las tecnologías
internacionalización, exportar internet, marketing 3.0, inbound marketing, posicionamiento, marketing digital
15589
single,single-post,postid-15589,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.6.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.4.3,vc_responsive

Prevención de Estafas Comunes en la Exportación

19 abr Prevención de Estafas Comunes en la Exportación

La internacionalización es un gran paso, pero como todo, también tiene riesgos y uno de estos son los fraudes. En el momento en el que se comienza a exportar uno de los miedos mas frecuentes es caer en timos y estafas, sin importar el país destino. Lo cierto es que uno de los países más conocido por estas malas prácticas es China, pero también suceden en países subdesarrollados y desarrollados, incluso en territorio Americano.

Lo mejor es siempre tomar medidas preventivas antes de cualquier negociación. A continuación te damos algunos consejos para evitar las situaciones más comunes de fraude:

El “buen pagador”

Uno de los engaños mas comunes ocurre porque existen empresas que realizan pequeños pedidos, pagan inmediatamente, pero luego al realizar pedidos de mayor tamaño, dejan de pagar. La estrategia consiste en generar confianza pagando a tiempo, para luego ejecutar el timo. Usualmente una vez que realizan un pedido mas grande y dejan de pagar, desaparecen del mapa.

Estas son algunas de las señales para poder reconocerlos.

  • El primer contacto que se realiza es por teléfono móvil, fax o una dirección de correo electrónico gratuita.
  • El comprador no negocia los precios.
  • A veces se percibe en el comprador desconocimiento del sector.
  • Utilizan empresas antiguas o inactivas con buen historial para que no se sospeche. Pero los registros públicos de estas empresas suelen reflejar cambios en los últimos meses respecto a administradores, domicilio social, entre otros datos.
Contacto inesperado con una empresa desconocida que propone un gran negocio

Llega un email o un primer contacto con una oferta que no se puede rechazar. Suele ser una empresa con la que nunca se ha tenido relación. La pregunta es sencilla, ¿Por qué una empresa desconocida iba a querer ofrecernos tan buen negocio?. Generalmente este tipo de empresas desaparecen al efectuar la transacción.

En otros casos, como en empresas asiáticas, demandan que el empresario viaje al país de origen para finalizar el negocio en persona. Una vez ahí solicitan un “regalo” cuantioso para cerrar el trato, y mas de un empresario teme por su vida al negarse.

Una forma de prevenir es pensar si realmente que tipo de beneficios le puede producir a esta empresa un negocio como este y ponerse en su lugar.

Identidad falsa y pago aplazado

Se realizan pedidos desde una sociedad conocida usando tarjetas de visita falsas, hojas de membrete e incluso una web falsa solicitando un pago aplazado por los productos. Al momento de cerrar el trato, los compradores indican al transportista que la mercancía se deposite en una dirección diferente a la de la empresa. Más adelante, al no efectuarse el pago, el vendedor recién se da cuenta que el envío nunca llegó a la empresa y que los compradores no pertenecían a esta.

Para evitar este tipo de fraude es mejor dar indicaciones claras a los transportistas de no cambiar la dirección si autorización previa. Es imprescindible obtener un CMR o albarán de transporte cumplimentado: datos del transportista, lugar y fecha de salida, lugar y destinatario de entrega.

Solicitud de productos de prueba

Demandar dinero normalmente demanda sospecha, así que algunos timadores optan por pedir productos de muestra usando la excusa de testar la calidad. De esta manera consiguen productos que pueden revender en el mercado local sin pagarlos.

Chantaje al vendedor

Otro timo frecuente es cuando los estafadores sobornan al funcionario de aduanas para que no expida el documento oficial que controla el país de destino, porque de esa forma el contenedor desaparece o queda paralizado. Usando ese recursos, los cliente pueden chantajear al vendedor, ya sea ofreciendo menos dinero del acordado, y si no acepta la mercancía no podrá ser recuperada.

Aunque es difícil evitarlo, la clave del timo está en que el exportador no puede probar que envió la mercancía. Por eso, es conveniente elegir un Incoterm corto.

Es importante estar informado y tener en cuenta todas las estrategias de fraude que hay hoy en día para estar preparado para el mercado externo y poder tomar todas las medidas preventivas.